Por experiencia, cualquier perro, incluso los que presentan un peor aspecto (sin collar, sucios, famélicos, heridos, sin chip…), puede que simplemente se encuentre perdido y debemos darle una oportunidad localizando a su dueño que seguramente estará ansioso por recuperarlo.

Acércate con cuidado y tranquilidad para darle seguridad y confianza. Ten en cuenta que no os conocéis y es probable que esté desorientado o asustado. Si es posible acércale algo de comer y beber. Seguro que lo necesita. Observa si está herido o enfermo para proporcionarle auxilio en caso necesario. Si lleva collar, mira bien por si lleva datos apuntados en el mismo o alguna chapita con su nombre y el teléfono. Hazle alguna foto con una cámara o con el teléfono móvil. Así en caso de que salga huyendo o no lleve chip, podrás poner carteles y avisos proporcionándole más oportunidades de que le encuentre su familia.

En primer lugar, debemos acercarlo cuanto antes a una Clínica Veterinaria para comprobar si está identificado o no, el veterinario tiene obligación de hacerlo y de forma gratuita. El microchip no se puede leer si no es con un lector homologado.

En caso de que el perro no esté identificado, tendremos la opción de quedarnoslo y darle nosotros mismos un hogar, haciendo así un gran favor a la Sociedad, y al perro en concreto, que nos lo agradecerá el resto de su vida con su cariño y fidelidad.
Si nos resulta imposible quedarnos de forma definitiva con el perro, tendremos que valorar la opción de si vamos a poder hacernos cargo de él o conocemos a alguien que pueda mantenerlo, aunque sea de forma temporal, hasta que podamos encontrarle un hogar definitivo.

Buscarle un hogar: anunciandolo en las Clínicas Veterinarias de nuestra zona, gratuitamente en la sección de regalos del periódico “Segunda Mano”, en “anuntis”; distribuyendo carteles con fotos por el barrio, comentándoselo a todos nuestros conocidos etc…

Bolsa telefónica de adopción : ante la imposibilidad de acoger más perros en los Centros y debido a la cantidad de llamadas que recibíamos al día, cada protectora tiene sus bolsas de Adopción, o casas de acogida. Hay que llamar y preguntar.

Si no recibimos respuesta, y siempre que no decidamos adoptar nosotros mismos al perro, podemos ponernos en contacto con las Asociaciones Protectoras de Animales de las que tengamos buenas referencias y que sepamos a ciencia cierta que no son perreras municipales, pues en éstas será sacrificado en cortos plazos (a excepción de Cataluña)